VideoBlog de EaL 2018

Rodrigo Rivera (Calnali, México) y Raquel Conçeição (Salvador, Brasil)

Blog de EaL 2018

Día #26 (Domingo 28 de enero)

Paulina Ortega (Ciudad de México, México)

¡Hola, gente linda! Soy Paulina, de la caótica y bella Ciudad de México. Les escribo desde el Rancho Las Sabinas en San Miguel de Allende México, en el último día de este utópico curso. 

Nos despertamos un poco más tarde de lo normal, con olor a hotcakes y con un aire de nostalgia. Llego a la cocina y está el querido  Gonzalo cocinando y cantando murga a todo pulmón, como casi todos los domingos. También están Pato y Lalo, bromeando sobre todo, y la gente va llegando, medio adormilada pero con mucha esperanza de que este día dure lo más posible. Veo a todes comiendo, riendo, abrazándose en el comedor, y me doy cuenta que se volvieron parte de mi cotidianidad, que el comer acompañada y con una buena conversación sobre política, medio ambiente, o algo tan trivial (pero importante) como nuestra comida favorita se han hecho parte de mis momentos favoritos aquí.

Después nos dirigimos a nuestro último círculo de reflexión, tuve la fortuna de compartir este espacio con 5 personas, de 5 países distintos de América Latina, y con un corazón y personalidad que hicieron que el espacio fuera uno de mis favoritos. El círculo de reflexión nos permitía escucharnos, entendernos y abrazarnos ante la intensidad del curso y la vida, era, al menos para mí, un espacio de seguridad y confianza. Hoy dimos nuestras últimas reflexiones del curso, hablamos sobre todo lo que aprendimos, vivimos, compartimos, el curso puede ser utópico, pero claro que se presentan problemas, cosas que no hablamos y nos molestan, también se hablo de esto, sin arrepentimiento, o tal vez con un poco. 

Lo que siguió fue un poco más tranquilo, el equipo de trabajo y participantes hicieron evaluaciones del curso, para dar retroalimentación, críticas y que el próximo curso se construya de mejor forma. También se empezó la limpieza de cuartos, del Rancho y empacar maletas.  

Hay un ambiente de tristeza en el Rancho, de querer huir de las despedidas, pero viendo a todes aquí, con sus infinitas ganas por generar cambios, por construir una Latinoamérica justa y digna me siento sumamente afortunada de tener la oportunidad de estar en este espacio, de haber podido construir utopía y comunidad con estas personas, porque aunque las geografías nos separen, nos quedan los sueños y luchas para seguir articulándonos. 

Creo que EaL no termina hoy, se va con cada une, a sus respectivos países y comunidades, sigue en cada lucha y proyecto por nuestra querida Latinoamérica, y tal vez lo que siga sea lo más difícil pero confío en que lo lograremos. 

¡Contáctanos!

Si deseas entrar en contacto con Empoderando Juventudes, escríbenos a equipo@empojuve.org

  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter